20 Jan 2020 Reportaje Environment under review

El apoyo de 80 Estados miembros es vital para el PNUMA, pero se necesita más

Nuestro planeta necesita atención urgente: un gran número de especies está al borde de la extinción y la temperatura global continúa en ascenso. A medida que se acentúa esta crisis sin precedentes, el mandato del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) es más relevante que nunca.

2020 ha sido denominado un super año para la naturaleza, un año decisivo en el que reuniones internacionales de máxima importancia establecerán el tono y la agenda de la acción ambiental para la próxima década. Con el apoyo de científicos y un número creciente de gobiernos de todo el mundo, el PNUMA está listo para trabajar con los países y los ciudadanos en sus esfuerzos por acelerar la acción frente a los desafíos ambientales.

Para cumplir con su mandato, la organización depende de sus Estados miembros y del apoyo financiero que estos brindan –95% del cual está constituido por contribuciones voluntarias para nuestro programa y actividades–.

A medida que entramos en 2020, deseamos agradecer a los 80 Estados miembros que aportaron la financiación central del Fondo para el Medio Ambiente del PNUMA, y especialmente a los 27 Estados miembros que contribuyeron en una proporción justa, es decir, de acuerdo a la escala indicativa de contribuciones voluntarias (VISC) acordadas por los propios Estados miembros en 2002.

El apoyo de estos 80 países ha sido y sigue siendo fundamental para que la organización cumpla su mandato como la máxima autoridad mundial en materia ambiental y siga proporcionando conocimientos científicos y técnicos sobre cuestiones ambientales, incluidas la crisis climática, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y las dimensiones ambientales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Agradecemos especialmente a los siguientes países por su apoyo en 2019:

Alemania, Andorra, Australia, Austria, Azerbaiyán, Bahamas, Bangladesh, Barbados, Bielorrusia, Bélgica, Benín, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Croacia, Chipre, Dinamarca, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, Estados Unidos de América, Estonia, Federación de Rusia, Filipinas, Finlandia, Francia, Georgia, Hungría, Islandia , India, Indonesia, Irlanda, Israel, Japón, Jordania, Kazajstán, Kuwait, Kirguistán, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malawi, Mauricio, México, Micronesia, Mónaco, Mongolia, Montenegro, Marruecos, Myanmar, Namibia, Nueva Zelanda, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Qatar, República de Corea, Rumania, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Samoa, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Sri Lanka, Suecia, Suiza, Tailandia, Timor-Leste, Trinidad y Tobago, Reino Unido, Uruguay, Vietnam.

¿Por qué es importante el Fondo para el Medio Ambiente?

Las contribuciones voluntarias pueden ser fondos centrales flexibles, destinados al Fondo para el Medio Ambiente, y fondos asignados a temas, proyectos, regiones o países específicos.

Si bien estos últimos permiten a la organización mejorar y replicar los resultados de su trabajo, incluida la creación de capacidades en más países y con más socios, el Fondo para el Medio Ambiente es la fuente principal de recursos del PNUMA y respalda la base de su mandato en todo el mundo. Proporciona la capacidad esencial para implementar el programa de trabajo del PNUMA y sus siete áreas prioritarias: cambio climático, desastres y conflictos, ecosistemas, gobernanza ambiental, productos químicos y desechos, eficiencia de recursos y medio ambiente bajo revisión.

El Fondo para el Medio Ambiente permite al PNUMA apoyar a los países con base en la ciencia, para que las políticas y las decisiones puedan fundamentarse en evidencias. En 2019, el PNUMA lanzó varios informes que hicieron un balance del estado del medio ambiente, incluidos el sexto informe de Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, el segundo informe de Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, el segundo informe de Perspectivas de los productos químicos a nivel mundial, y el Informe sobre la Brecha de Emisiones. Además, el Fondo para el Medio Ambiente ayuda a la organización a crear conciencia sobre los desafíos y las soluciones ambientales.

El Fondo para el Medio Ambiente también ayuda al PNUMA para unir a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil en torno a la promoción de la agenda ambiental global. Por ejemplo, la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en 2019, a la que asistieron 4.700 personas de 170 países, fue posible, en gran parte, gracias a la financiación de este fondo central.

Made with Flourish

El presupuesto del Fondo para el Medio Ambiente lo determinan los Estados miembros del PNUMA

Como organización liderada por los países, la estrategia, las prioridades y el programa de trabajo del PNUMA son guiados y decididos por sus 193 Estados miembros, al igual que su presupuesto central.

Para el año 2019, los Estados miembros aprobaron un presupuesto de US$ 135,5 millones destinados al Fondo para el Medio Ambiente. A fines de diciembre de 2019, las contribuciones ascendieron a US$ 69.95 millones, que es poco más de la mitad del presupuesto.

Financiar el PNUMA y el Fondo para el Medio Ambiente es una responsabilidad universal

Si bien sus socios, incluidos los gobiernos, recurren cada vez más al PNUMA como un aliado de confianza capaz de brindar orientación y soluciones sobre los temas ambientales, el hecho es que la falta de fondos flexibles restringe la capacidad de la organización para cumplir su mandato y programa de trabajo.

El éxito del trabajo del PNUMA depende en gran medida de las contribuciones hechas por los Estados miembros y otros socios. Los compromisos multianuales, el aumento de los recursos adecuados y los pagos oportunos son, por lo tanto, extremadamente cruciales. La financiación del PNUMA es responsabilidad de sus 193 Estados miembros. Es una responsabilidad compartida.

Agradecemos sinceramente a quienes contribuyeron en 2019 y en 2020 hacemos un llamado a todos los 193 Estados miembros para que cumplan el compromiso adquirido en la Cumbre de Río+20: garantizar al PNUMA recursos financieros seguros, estables y suficientes.