22 Sep 2015 Reportaje Green economy

Países de América Latina se capacitan para conservar los animales silvestres migratorios

Ciudad de Panamá, 22 de septiembre de 2015 - La Secretaría de la Convención sobre la conservación de las especies migratorias silvestres (CMS por sus siglas en inglés), organiza por primera vez un taller de capacitación para países latinoamericanos que no son Partes de la Convención, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, en la Ciudad de Panamá, del 22 al 24 de septiembre.

América Latina y el Caribe conforma ecosistemas con los mayores índices de diversidad biológica del mundo. Es una región extensa que además de albergar una gran cantidad de  especies endémicas, también es hábitat de un número importante de especies migratorias que se desplazan por tierra, mar y aire.

Lorena Tapia, Ministra del Ambiente de Ecuador, país que presidió la última Conferencia de las partes de  la CMS, anotó durante la reunión que “el resultado del evento es de gran valor para la rica biodiversidad de nuestro planeta. Por ello continuaremos asegurando una vía de paso segura para los viajeros del mundo natural”.

Muchos países de la región han realizado esfuerzos nacionales, regionales y mundiales para conservar la diversidad biológica. Sin embargo, pocos son Parte de la CMS, a pesar de que especies que están incluidas en los Apéndices I y II de la Convención forman parte de su fauna.

Francisco Rilla, Oficial de Capacitación de la CMS, explicó que “la CMS desempeña una función singular en la conservación de las especies migratorias amenazadas. El hecho de ser  Parte de la CMS fortalecería una serie de medidas internacionales y nacionales con que cuentan los países de la región para conservar su fauna y su hábitat.”

Por ello, la finalidad de este taller es aumentar la conciencia acerca de los desafíos que enfrentan las especies migratorias en la región y alentar a los países de América Latina, que aún no forman parte de la Convención a que se adhieran a la misma.

Mara Murillo, Directora Regional Adjunta del PNUMA, declaró que “los acuerdos multilaterales de medio ambiente, como la CMS, trabajan apoyando a los países, la ciudadanía y las comunidades de todo el mundo en la conservación y protección de nuestro patrimonio natural. Son una expresión del compromiso compartido para que el desarrollo humano no ocurra a expensas de los recursos naturales del mundo”.

La CMS en América Latina y el Caribe
La región es un continente diverso y de contrastes, con selvas, desiertos, montañas, bosques, llanuras y los humedales más grandes del mundo. Trece países son Partes de la CMS: Antigua y Barbuda Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

A su vez, otros países en la región han manifestado su interés en adherirse a la Convención en un futuro cercano, demostrando así el reconocimiento de la región de que la cooperación global es necesaria para conservar las especies y sus hábitats.

NOTAS PARA LOS EDITORES

¿Por qué conservar los animales migratorios?

Las especies migratorias son un elemento importante de la diversidad biológica de la región Neotropical.  Además de su valor intrínseco, las especies migratorias proporcionan muchos beneficios y servicios a la humanidad y a los ecosistemas.  Muchas son fundamentales para la subsistencia y la cultura de numerosas poblaciones humanas y se encuentran en la base de actividades con valor económico, cultural y social. El notable fenómeno biológico de la migración se manifiesta en muchas especies de aves, mamíferos terrestres, ballenas, tortugas, peces e insectos. Sin embargo, la adaptación comportamental de estos animales –que les lleva a recorrer grandes distancias en busca de lugares donde alimentarse y reproducirse – hace que sean especialmente vulnerables a las amenazas derivadas de la actividad humana y los procesos naturales.

Una plataforma mundial para la cooperación y el desarrollo sostenible

La conservación y el uso sostenible de las especies migratorias suponen un desafío al que no es posible responder mediante la acción independiente de un país determinado. Las medidas de conservación sólo pueden ser eficaces si descansan en la cooperación.  La CMS es la única convención con base en las Naciones Unidas cuyo único objetivo es la conservación, cuidado y aprovechamiento de las especies migratorias terrestres, acuáticas y aviares y aporta los medios necesarios para alcanzarlo. Desde que entró en vigor el 1º de noviembre de 1983, el número de Partes en ella ha aumentado de forma constante. Con la adhesión de Brasil el 1 de octubre de 2015, 122 Estados de África, América Latina y el Caribe, Asia, Europa y Oceanía son Parte de la Convención. 
 
Los instrumentos de la CMS tienen efectos directos en las poblaciones locales y promueven su acceso a los beneficios derivados de la utilización de los recursos naturales.  La Convención apoya las actividades económicas vinculadas con el uso sostenible de las especies migratorias, como el turismo de naturaleza y ecoturismo, y alienta su aprovechamiento sostenible para la alimentación humana.  La CMS y los acuerdos asociados se complementan y mantienen relaciones sinérgicas con los demás convenios mundiales y regionales relacionados con la diversidad biológica, por ejemplo, el Convenio sobre la Biodiversidad, la Convención de Ramsar, la Convención sobre el Cambio Climático, sobre la  Desertificación, y la CITES, entre otras.

Conservación de los animales migratorios más amenazados

Las especies amenazadas o en peligro figuran en el Apéndice I de la Convención.  Los Estados procuran dar una protección estricta a estos animales conservando o restaurando los sitios donde viven, mitigando los obstáculos a la migración y controlando y minimizando otros factores capaces de ponerlas en peligro. Además de establecer obligaciones para cada Estado que se adhiere a la Convención, la CMS promueve otras actividades prioritarias, concertadas entre los Estados del área de distribución de muchas de estas especies.

Propuestas de soluciones mundiales y regionales especialmente preparadas

Las especies migratorias que más necesarias hacen la cooperación internacional o podrían resultar apreciablemente favorecidas por ella figuran en el apéndice II de la Convención. Por este motivo la Convención alienta a los Estados del área de distribución a concertar acuerdos mundiales o regionales.

La CMS sirve de Convención marco. Los acuerdos pueden variar desde tratados vinculantes a instrumentos menos formales, como Memorandos de Entendimiento, y se pueden adaptar a las necesidades de regiones determinadas.  La elaboración de modelos acordes con las necesidades en toda el área de migración es una virtud singular de la CMS. Todos los acuerdos se apoyan en planes de acción, aprovechamiento y conservación concretos. Desde 1990 se han concertado siete acuerdos y diecinueve Memorandos de Entendimiento internacionales en el marco de la CMS respecto a tiburones, tortugas marinas, aves acuáticas y de praderas, delfines y ballenas y murciélagos.

Contactos:

  • Florian Keil [email protected]  Coordinator of the Common Information Management, Communication and Outreach Team of the UNEP/CMS and UNEP/AEWA Secretariats, Tel: +49 (0)228 815 2451
  • Francisco Rilla [email protected] Oficial de Capacitación de la Secretaría de PNUAM/CMS Tel. +49 228 815-2460, www.cms.int
  • Karen Rodríguez [email protected] Información y Comunicaciones PNUMA/ORPALC Tel.+507 305 3164, www.pnuma.org 
  • Alberto Pacheco [email protected] Punto Focal Regional para Convenciones (Biodiversidad) PNUMA/ORPALC Tel. +507 305 3139