11 Apr 2018 Reportaje Disasters & conflicts

Alcaldes y ejecutivos de seguros trabajan por la resiliencia ante desastres en el río Misisipi

REUTERS/Office of Missouri Governor Jay Nixon

"Las ciudades del río Mississippi son hermosas, limpias, bien construidas, agradables a la vista y alentadoras para el espíritu. El valle del Misisipi es tan reposado como una tierra de ensueño, no hay nada terrenal en ellas... nada por qué inquietarse o preocupase", escribió Mark Twain en su libro de memorias de 1883 “La vida en el Misisipi”.

Al igual que en la era de Twain, el sistema fluvial del Misisipi continúa teniendo un gran impacto, no solo en la imaginación popular, sino también en el sustento de la vida y la biodiversidad.

El río Misisipi, el más largo de América del Norte, genera casi US$ 500 mil millones en ingresos anuales, empleando a 1,5 millones de personas en los diez estados de EE. UU. a lo largo de su ribera.

Pero el río y sus comunidades enfrentan desafíos significativos. Desde 2012, el Misisipi ha experimentado inundaciones y sequías que han causado más de US$ 50 mil millones en daños. Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU., 2017 fue el año más costoso por desastres climáticos en la historia del país, con un total de US$ 306 mil millones en daños, incluidos los impactos en el corredor del río Misisipi.

image
Trabajadores intentan recuperar el servicio eléctrico después de que un tornado golpeara el pueblo de Tupelo, en Misisipi, en abril de 2014.  (©: REUTERS/Gene Blevins)

Las comunidades del río Misisipi están siendo duramente golpeadas por estos desastres, pero no cuentan con la capacidad técnica o financiera para abordar estas vulnerabilidades climáticas por sí mismas. Debido a la importancia de la región, es clave garantizar que se tomen medidas en todo el corredor fluvial para proteger a las personas, los sistemas naturales y las economías.

En reacción a estos desastres naturales, la Iniciativa de Ciudades y Pueblos del Río Misisipi (MRCTI), una asociación que promueve la seguridad económica y ambiental y la estabilidad en el corredor del río, ha asumido el desafío de promover la resiliencia y reducir el riesgo de desastres a lo largo de la región.

La MRCTI, que reúne a los alcaldes de 80 ciudades y pueblos del Misisipi - más de dos tercios de las comunidades a lo largo del río-, da una voz común a quienes dependen más de este cuerpo de agua.

"Nos damos cuenta de que el río es un activo natural poco apreciado", dijo Lionel Johnson Jr., Alcalde de St Gabriel, Luisiana, y copresidente del foro de alcaldes. "Debemos proteger al río Misisipi, que es una joya y es clave para nuestra sostenibilidad económica. Además, tenemos que mantener conversaciones francas con nuestros electores y enfrentar los desafíos con un enfoque holístico. No podemos hacer esto en nichos".

image
Una gasolinera parcialmente sumergida tras el huracán Isaac, en Braithwaite, Luisiana, en septiembre de 2012 (©: REUTERS/Lee Celano)

El 7 de marzo, en Washington DC, la Oficina de ONU Medio Ambiente en América del Norte, en asociación con la MRCTI y la Iniciativa Financiera de ONU Medio Ambiente convocó una mesa redonda entre más de 20 alcaldes y líderes de la industria aseguradora global y norteamericana. El objetivo del encuentro fue debatir sobre cómo reducir las vulnerabilidades y desarrollar resiliencia frente a los desastres relacionados con el clima a lo largo del corredor del río. El diálogo también contó con la participación de socios federales, estatales y filantrópicos.

Fue la primera vez que estos actores interesados ​​participaban juntos en un diálogo estructurado.

"La industria de seguros tiene mucha experiencia en la evaluación de riesgos y hay empresas dedicadas a simular eventos naturales catastróficos", dijo Barbara Hendrie, directora de ONU Medio Ambiente en América del Norte. "La industria está cada vez más activa trabajando con legisladores en ciudades y regiones de todo el mundo para gestionar el riesgo de desastres. Estamos encantados de poder utilizar nuestro poder de convocatoria para reunir a los actores ​​de la industria y a los alcaldes del Misisipi por primera vez para considerar cómo colaborar en la reducción del riesgo de desastres a lo largo del corredor fluvial".

Alex Kaplan, Vicepresidente Senior y Jefe de Alianzas Globales para Swiss Re, sostuvo: "Necesitamos evaluar el riesgo en una escala global y de una manera holística, con visión de futuro. No podemos preocuparnos por la próxima inundación, sino pensar en cómo será el mundo dentro de 50 años ".

image
Un tren descarrilado después del paso del huracán Isaac en Braithwaite, Luisiana, en septiembre de 2012. (©: REUTERS/Lee Celano)

Una de las iniciativas clave de ONU Medio Ambiente en este ámbito son los Principios para la Sostenibilidad en Seguros (PSI). Los PSI sirven como un marco global para que la industria de seguros aborde los riesgos y oportunidades ambientales, sociales y de gobierno. Es una iniciativa global para fortalecer la contribución de la industria de seguros a la construcción de comunidades y economías resilientes, inclusivas y sostenibles.

Los cuatro PSI han sido adoptados por más de 100 organizaciones en todo el mundo, incluidas aseguradoras que representan más de 25% del volumen mundial de primas y US$ 14 billones en activos bajo administración.

En marzo de 2015, los Estados Miembros de la ONU adoptaron el Marco Sendai, un acuerdo voluntario no vinculante de 15 años que reconoce que el Estado tiene la función principal de reducir el riesgo de desastres, pero que la responsabilidad debe compartirse con otras partes interesadas, incluidos los gobiernos locales y el sector privado.

ONU Medio Ambiente, que es la principal autoridad ambiental a nivel mundial, es uno de los signatarios del marco.

Conozca más del trabajo de ONU Medio Ambiente sobre las causas y consecuencias ambientales de los desastres y conflictos.