04 Jan 2018 Story Ecosystems

Proteger a las aves en su aventura hacia el Ártico

"A principios de mayo, las llanuras del delta del río Copper [en Alaska] brillan con la actividad de cientos de miles de aves playeras. Alrededor de cinco millones de aves descansan y se alimentan aquí durante la migración de primavera".

Así lo describe el sitio web de Audubon Alaska, que detalla una serie de festivales de observación de aves en esa región.

Algunas de las especies que se reproducen aquí tienen nombres exóticos como el correlimos playero rojizo, el ostrero negro, el chorlo mayor de patas amarilla o la agachona de Wilson.

Red know
The red knot is a priority species for the Arctic Migratory Birds Initiative. (Photo by Peter Prokosch)

Estas aves playeras de reproducción ártica son algunos de los mejores viajeros del mundo. La aguja colipinta es considerada campeona en migración, ya que vuela desde Australia o Nueva Zelanda hasta Alaska para levantar a sus crías. El viaje de 7,000 millas sobre el Océano Pacífico es la migración más larga de aves sin escalas medida por ornitólogos.

Pero estas y otras aves playeras de reproducción ártica están disminuyendo en números alarmantes. Por ejemplo, los científicos estiman que la población del correlimos cuchareta, que está en peligro de extinción, se ha reducido a 100 parejas reproductoras, por debajo de más de 2.000 que existían en los años setenta.

La Evaluación de la Diversidad Biológica del Ártico de 2013 señala que "muchas especies migratorias del Ártico están amenazadas por la sobreexplotación y la alteración del hábitat fuera del Ártico, especialmente las aves a lo largo de la ruta migratoria del este de Asia".

El grupo de trabajo Conservación de la Flora y Fauna del Ártico (CAFF), del Consejo Ártico, lanzó la Iniciativa de Aves Migratorias del Ártico (AMBI) para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de las aves migratorias en declive y proteger los estilos de vida de los pueblos árticos a través de conservación de aves migratorias.

"Esta es un tipo de 'mecanismo institucional transfronterizo' o acuerdo para la gobernanza de los recursos naturales compartidos y los asuntos ambientales transfronterizos. Las aves no respetan la jurisdicción o las fronteras, por lo que necesitamos herramientas que nos ayuden a trabajar más allá de los límites para proteger a las especies donde sea que se encuentren", dice el gerente de comunicaciones de CAFF, Courtney Price.

Ocho rutas migratorias conectan el Ártico

Las aves que se reproducen en el Ártico utilizan hasta ocho rutas migratorias diferentes para trasladarse de los lugares de cría del Ártico a los sitios de hibernación o descanso en las latitudes más bajas. Muchas poblaciones de aves están disminuyendo a un ritmo sin precedentes debido a:

  • Destrucción de humedales costeros para la reclamación de tierras o drenajes
  • Degradación del hábitat
  • Trampas / caza furtiva
  • Captura insostenible
  • Cambio climático

Las aves migratorias son un indicador importante de la salud de los ecosistemas, ya que viajan, se alimentan en diversos lugares y tienden a reunirse en grandes cantidades en sitios específicos, por lo que son fáciles de monitorear. La abundancia o escasez de tales aves puede indicar mucho sobre la salud de los océanos, así como sobre los hábitats terrestres en el Ártico y más allá.

Las aves migratorias son compartidas por países de todo el mundo y evidencian la interconexión de los ecosistemas. Por eso las actividades de investigación y conservación no pueden ser realizadas únicamente por los países del Consejo Ártico.

https://www.youtube.com/watch?v=N74zn7bCpq8

Derechos de captura

Las aves son cazadas por muchas personas en áreas de cría en el Ártico, a lo largo de rutas migratorias y en terrenos de hibernación. Las aves marinas, por ejemplo, son buscadas por su carne y huevos en todos los países del Ártico.

En Alaska, Canadá, Groenlandia y Rusia, los pueblos indígenas tienen derechos de explotación más extensos, ya que la caza de subsistencia de aves marinas es esencial para mantener sus estilos de vida tradicionales. La captura anual de aves marinas es significativa, oscilando entre unos 4.000 en Noruega y 260.000 en Canadá. Se sabe que la colecta tradicional de huevos de aves marinas es de decenas de miles en Canadá.

Priorizar las especies y los problemas de conservación

La AMBI prioriza especies específicas, hábitats y actividades para la conservación a través de cuatro rutas migratorias principales: las Américas, Eurasia africana, Asia oriental-Australasia y Circumpolar.

Godwit
Campeona en migración – la aguja colipinta (Foto de Richard Chandler)

"Al enfocarse en especies que están en peligro de extinción, los buenos indicadores del medioambiente, las especies paraguas y aquellas que son importantes para los pueblos árticos, la AMBI perfila sus actividades para abordar la captura incidental, la conservación del hábitat, la captura excesiva y la matanza ilegal, así como el cambio climático. Las actividades incluyen más estudios, cooperación adicional y medidas concretas de conservación, como la protección del hábitat o la mejora de las regulaciones de caza o recolecta", explica Price.

AMBI está liderado por Canadá, Noruega, Estados Unidos y Rusia. El proyecto requiere una estrecha cooperación entre los países del Ártico y los países no árticos que acogen aves durante la temporada no reproductiva, como los Países Bajos, Alemania, Corea del Sur, China y Singapur, por nombrar algunos. Los principales esfuerzos de la AMBI han sido lograr la participación de estos estados y otras organizaciones en calidad de observadores.

ONU Medio Ambiente promueve la protección de las aves migratorias

ONU Medio Ambiente ha brindado un apoyo vital a la AMBI en su calidad de observador del Consejo Ártico, principalmente en la ruta migratoria de América, que cubre América del Sur y América del Norte.

ONU Medio Ambiente está trabajando con CAFF para traducir las prioridades, proyectos y resultados de la AMBI en infografías que los socios del proyecto puedan utilizar en varios canales.

Los materiales de divulgación efectivos son esenciales para involucrar con éxito a las partes interesadas dentro y fuera del Ártico. Las comunicaciones visuales ayudan a cruzar las barreras del idioma y a maximizar el alcance de los mensajes en diferentes medios.

Se espera que este proyecto eleve el perfil de la AMBI y los problemas de conservación prioritarios para las aves migratorias árticas. 

Para más información: Carla.Friedrich@unep.orgThierry.Lucas@unep.org