26 Mar 2018 Story Disasters & conflicts

Mosul resurge de los escombros: la ciudad iraquí lidia con los restos de la guerra

"Es una ciudad espléndida, bellamente construida; el clima es agradable, el agua es saludable", dijo una vez el geógrafo musulmán al-Muqqadasi, del siglo X, sobre la ciudad iraquí de Mosul.

En julio de 2017, la ciudad fue liberada del dominio absoluto del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) después de varios meses de intensos combates.

El final de las hostilidades dejó a la ciudad devastada por las matanzas del Estado Islámico y repleta de montañas de escombros, muestra de la destrucción generalizada que causaron las fuerzas rivales.

En consecuencia, el Gobierno de Irak y los residentes de este epicentro histórico del comercio regional trabajan incansablemente para limpiar su ciudad y ayudar a cientos de miles de personas que huyeron de sus hogares a regresar y poner en marcha, de nuevo, sus vidas y negocios.

image

Se estima que la ciudad tuvo una población de 1.4 millones de personas antes del conflicto. Con el alto nivel de destrucción de infraestructura, existe una gran preocupación sobre cómo lidiar con los volúmenes colosales de escombros que están altamente contaminados con explosivos sin explotar, municiones, trampas explosivas y otros materiales potencialmente peligrosos.

La eliminación rápida de estos materiales es clave para garantizar que los residentes de Mosul puedan regresar a la ciudad y reconstruir sus hogares y sus medios de subsistencia.

"Los ciudadanos deben ver resultados tangibles. Se está progresando en la limpieza y apertura de la ciudad", dijo el director del municipio de Mosul, Abdel Satar Al-Habbow.

Inmediatamente después de la liberación de la ciudad en julio de 2017, ONU Medio Ambiente, ONU-Hábitat, la municipalidad de Mosul y expertos especializados en gestión de escombros de la Plataforma de Resiliencia Urbana y la organización Disaster Waste Recovery comenzaron a evaluar los volúmenes y la distribución de los escombros.

2

Posteriormente, a través del uso de análisis de imágenes satelitales y estudios de campo, estimaron que la ciudad tiene alrededor de ocho millones de toneladas de restos del conflicto, lo que equivale a tres veces la Gran Pirámide de Giza.

Alrededor de 75% de los desechos se encuentra en el margen derecho del río Tigris, en el oeste de Mosul. El resto se extiende por la parte oriental de la ciudad, que sufrió combates significativamente menos intensos.

"Casi nueve meses después de la liberación de Mosul, creemos que ha llegado el momento de planificar la eliminación de escombros de una manera estructurada para garantizar que se haga correctamente. Esto no solo tiene sentido desde el punto de vista económico. También es importante porque la eliminación no planificada de escombros puede crear serios riesgos para la salud y el medio ambiente, y gravosas responsabilidades económicas en el futuro", dijo Hassan Partow, de ONU Medio Ambiente, en la inauguración de un taller en la Universidad de Mosul, auspiciado por ONU Hábitat y ONU Medio Ambiente los días 19 y 20 de marzo de 2018.

3

El taller reunió a más de 50 expertos de departamentos gubernamentales clave que implementan los esfuerzos de eliminación de escombros. Expertos en desminado y explosivos, edificios históricos, asuntos legales, medio ambiente y representantes de comunidades locales, instituciones académicas y el sector privado también estuvieron presentes.

 

También participaron agencias de la ONU, incluyendo el Servicio de Acción contra las Minas de las Naciones Unidas, la Organización Internacional para las Migraciones, la UNESCO y socios internacionales como GIZ, que apoyan los esfuerzos del gobierno para reconstruir la ciudad.

Si bien la mayoría de los escombros de la ciudad se puede ver en algunos sectores como un problema, también ofrece la oportunidad de generar medios de vida alternativos a través del reciclaje y la reutilización del material.

Sin embargo, actualmente los desechos se eliminan de manera espontánea y ad hoc, lo que significa que este valioso potencial de reciclaje se está perdiendo.

"Damos la bienvenida a la posibilidad de tener proyectos de demostración sobre el reciclaje de escombros para comprender mejor el potencial de este enfoque que hasta ahora se desconoce en Irak", dijo el Dr. Suhaib Al-Darzi, jefe del Buró de Consultoría de Ingeniería de la Universidad de Mosul.

"De hecho, el reciclaje puede ofrecer importantes oportunidades de sustento para los miles de repatriados que luchan por sobrevivir", agregó.

Los participantes en el taller coincidieron en la necesidad de un plan maestro de gestión de escombros en toda la ciudad, cuyo desarrollo sería liderado por la municipalidad de Mosul en consulta con las partes interesada. El plan permitirá la eliminación y el reciclaje de los desechos, en armonía con el ambiente, lo que es clave para garantizar que los residentes puedan regresar a la ciudad y reconstruir sus hogares y sus medios de vida de manera sostenible.

Conozca más sobre el trabajo de ONU Medio Ambiente en las causas y consecuencias ambientales de los desastres y conflictos.

Para más información, contacte a Oli Brown, oli.brown@un.org, o Hassan Partow, hassan.partow@un.org.