29 Jun 2018 Story Green economy

India: Transformando la basura en productos útiles y atractivos

Reuters

Más de 100.000 toneladas de residuos se generan todos los días en India. Los vertederos están al límite de capacidad y la basura que se acumula está contaminando recursos naturales como el suelo y el agua subterránea.

Shailaja Rangarajan, una mujer de 41 años que vive en Bangalore, la tercera ciudad más grande de India, está trazando un nuevo camino para cambiar el sistema actual de consumo y desecho masivo.

Si bien la gestión de residuos generalmente se entiende como el proceso de separación y reciclaje, ella ha ido un paso más allá, promoviendo los principios del suprareciclaje.

"Estaba trabajando como voluntaria en la gestión de residuos sólidos en mi hogar y luego a nivel municipal. Buscaba segregar y enviar los residuos a plantas de reciclaje o para el compostaje y me preguntaba, ¿por qué estamos generando este desperdicio? ", dice Rangarajan.

"Reciclar no es una excusa para consumir en exceso y luego descartarlo todo. Es importante dar un paso atrás y cambiar nuestros patrones de consumo y desecho. El suprareciclaje es una de las soluciones”, agrega.

A través de su empresa, Rimagined, los desperdicios y basura como ropa vieja, plásticos, tubos, vidrios rotos, pedazos de madera e incluso los envases de varias capas (como los de jugo y leche) son convertidos en productos atractivos que las personas pueden comprar en línea o a través de una tienda minorista.

La idea de reutilizar residuos tiene tradición en su país, dice Rangarajan. "El concepto del suprareciclaje no es nuevo en India. Está arraigado en nosotros como individuos. Normalmente no desechamos la ropa sin darle antes otro uso, por ejemplo como trapos y plumeros”.

Desde accesorios de moda y decoración del hogar, hasta papelería y muebles, Rimagined vende una amplia gama de productos hechos con recursos que ya tuvieron otro uso, lo que ayuda a reducir la cantidad de basura a ser procesada. Sus productos innovadores y artísticos atraen tanto a personas con conciencia ambiental como a aquellos que desean comprar algo único para su hogar o guardarropa.

Desde su lanzamiento en 2016, la compañía ha desarrollado más de 300 productos a partir de residuos y vende otros 200 artículos creados por otras iniciativas. La empresa calcula que ha transformado al menos 30 toneladas de residuos en productos útiles.

Crear productos comercializables a partir de residuos no es fácil. El proceso involucra pasos desafiantes como recolectar los desechos, tamizar, clasificar, limpiar y finalmente diseñar algo nuevo. Luego se otorga un puntaje que indica al comprador el nivel de aporte de cada artículo a favor de la reducción de desechos.

“No pensamos en un producto y luego recolectamos los desechos, ya que eso no resolvería el problema y alentaría la generación de un cierto tipo de desperdicio. Más bien, primero recogemos los residuos e intercambiamos ideas sobre qué hacer con él, dependiendo de lo que esté disponible. Por lo tanto, se necesita mucho esfuerzo e investigación, y jugar con el material antes de la transformación”, agregó Rangarajan.

La compañía también invierte fuertemente en el bienestar de sus trabajadores. La mayoría son mujeres de las comunidades rurales que tienen la oportunidad de aprender distintas habilidades y competencias.

Rangarajan está desarrollando en diferentes ciudades una fuerza laboral de mujeres especializadas en el manejo de tipos específicos de desechos y en la creación de ciertos productos a partir de ellos. Por ejemplo, en Calcuta, todo un equipo está dedicado a trabajar solo con tela de jeans para fabricar alfombras, tapetes y mochilas.

Conoce más sobre la transición hacia una economía verde.