14 Jan 2019 Story Climate change

Desarrolla una mentalidad emprendedora hoy

Tener una mentalidad emprendedora es una forma de vida. Incluso aunque no estés comenzando tu propio negocio, si tienes este tipo de visión ningún problema te parecerá insuperable y tratarás de resolver los desafíos a través de la perseverancia y la resiliencia.

Te presentamos cinco consejos para construir hoy una mentalidad emprendedora.

Si tienes entre 18 y 30 años, puedes empezar por apuntarte al premio Jóvenes Campeones de la Tierra 2019. Mantente atento ¡La competencia se abrirá pronto!

  • Transforma los problemas en oportunidades

La mentalidad emprendedora te brinda un “lente” para identificar problemas, no de forma negativa, sino como oportunidades que pueden crear valor agregado en nuestra economía.

Hay muchas pistas para lograr esto en la vida cotidiana. ¿Te frustra alguna experiencia en tu día a día? ¿Tal vez el exceso de materiales insostenibles como las pajitas o los envases de plástico desechables en tiendas o restaurantes locales? Suministrar pajitas de papel a estos negocios puede ser una solución. Como ves, a menudo hay alternativas para este tipo de problemas y nadie ha pensado en ponerlas en práctica.

  • Atrévete a soñar y a apostar por tus capacidades

Si puedes soñarlo y creerlo, estás a mitad de camino. Qué tan grande puedas soñar determinará el potencial de tú éxito. Todos tienen ideas, pero atreverse a soñar en grande y creer en ti mismo para desarrollar una mentalidad emprendedora que los lleve a la realidad, requiere esfuerzo. Este año, ¿por qué no motivarte para pensar de forma creativa? Cada semana puedes proponerte encontrar un problema y su respectiva solución. La clave es pensar más allá y ver en los problemas una solución potencial.

  • Conócete y descubre lo que te apasiona

Resolver problemas, especialmente aquellos asociados con el medio ambiente, puede ser abrumador. Constantemente enfrentarás desafíos y algunos de ellos pueden parecer muy grandes —como los provocados por el cambio climático—. Pero descomponerlos en otros desafíos más pequeños, donde todos podamos tomar medidas, es parte de la travesía del emprendedor. Encuentra problemas que te apasione resolver y conéctate con más personas para desarrollar las soluciones. Esto te ayudará a superar los momentos difíciles y a mantenerte motivado.

  • Lánzate y no aceptes un “no” por respuesta.

Todos tenemos los cimientos para construir una mentalidad emprendedora y podemos identificar problemas y pensar cómo resolverlos. Ser emprendedor te empuja a salir y a tomar acciones. Con frecuencia el proceso te obliga a analizar de forma detallada un problema específico y a comprender los caminos hacia una solución que otros no habían propuesto.

Una idea no tiene una aplicación en el mundo si no se pone en práctica en el mundo real. Parte de ser emprendedor implica identificar experiencias que puedan mejorarse y hablar con personas que vivan desafíos similares para encontrar soluciones. Usar los recursos que tienes a tu disposición te obligará a ser creativo. Sigue mejorando tu idea y a medida que avances ganarás impulso e interés. Si llegas a este punto, las posibilidades serán infinitas.

  • Aprende, acoge la incertidumbre y acepta el fracaso

Eric Ries, impulsor de la metodología “lean startup”, dice que el espíritu emprendedor consiste en “gerenciar bajo condiciones de extrema incertidumbre”. Forjar tu camino para resolver un problema que nadie más ha descifrado da miedo (debido a que las cosas cambian constantemente). Enfrentarás muchos obstáculos y se presentará el fracaso. Sin embargo, bajo la mentalidad empresarial, las  derrotas son oportunidades disfrazadas. Bajo esta visión, acepta la incertidumbre y el aprendizaje para aprovechar las oportunidades que surgen del espacio entre ellas.

¿Quieres marcar la diferencia en 2019? Comprueba si tienes lo necesario para convertirte en un Joven Campeón de la Tierra. Mantente atento a este sitio web, ¡el portal de aplicaciones se abrirá pronto! El premio Jóvenes Campeones de la Tierra es impulsado por Covestro.