09 Jul 2019 Story Disasters & conflicts

Aplicaciones digitales ayudan a reducir los riesgos ambientales en la acción humanitaria

A medida que las crisis humanitarias se vuelven más complejas, aumenta la importancia de disponer en el terreno de datos actualizados que ayuden a tomar decisiones sensatas y sostenibles desde la perspectiva social y ambiental.

Afortunadamente, todos los que trabajan en el campo ambiental tienen hoy al alcance de sus manos una combinación de datos, tecnologías y herramientas científicas con el potencial de crear soluciones para construir un futuro sostenible y transformar nuestra relación con el planeta.

En diciembre del año pasado, ONU Medio Ambiente, con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, probó un instrumento innovador para la recolección de datos y el análisis de riesgos ambientales, la Herramienta de Evaluación Ambiental Nexus (NEAT +). La aplicación se utilizó en el asentamiento de refugiados de Mantapala, en el norte de Zambia.

El establecimiento, ubicado cerca de Nchelenge, en el norte de Zambia, fue construido en 2018 para albergar hasta 20.000 personas. El lugar fue diseñado para que los refugiados puedan ganarse la vida mientras contribuyen al desarrollo local. Está rodeado por la reserva forestal subtropical húmeda de Mantapala, un área rica en biodiversidad donde se encuentra el humedal productivo Wet Forest.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en Zambia viven al menos 41.000 refugiados de la República Democrática del Congo y 13.000 de ellos están en el asentamiento de Mantapala.

La vida diaria no es fácil. Las inundaciones repentinas pueden ser comunes durante las largas temporadas de lluvia, cuando las precipitaciones son particularmente intensas. Además, menos de 20% de los hogares del distrito de Nchelenge tienen acceso a la electricidad, e incluso cuando lo tienen, el servicio es tan costoso que muchas personas prefieren usar leña y carbón para cocinar.

“A medida que aumenta la presión sobre los recursos naturales en todo el mundo, estamos explorando cómo ayudar a los actores humanitarios a recopilar, compartir y procesar datos ambientales a través de productos digitales innovadores como la Herramienta de Evaluación Ambiental Nexus (NEAT +) y MapX —una plataforma respaldada por las Naciones Unidas—”, explica David Jensen, director de Cooperación Ambiental para la Consolidación de la Paz en ONU Medio Ambiente y codirector de MapX.

image
Photo by UN Environment

Lo que hace tan atractivo a NEAT+ es su simplicidad. Es una herramienta que combina datos ambientales con aspectos específicos del sitio para analizar y señalar automáticamente los riesgos ambientales prioritarios. La aplicación fue desarrollada por ocho organizaciones como parte de la Iniciativa Conjunta, un proyecto destinado a mejorar la colaboración entre los actores ambientales y humanitarios. NEAT+ ayuda al personal en el terreno a identificar rápidamente los asuntos más preocupantes para aumentar la eficiencia, la responsabilidad y la sostenibilidad de las intervenciones de emergencia o recuperación.

“NEAT+ responde a la necesidad de un proceso simple para evaluar las susceptibilidades del entorno en las instalaciones de desplazamiento. Abarca las realidades ambientales y las posibles intervenciones humanitarias, e identifica las medidas de mitigación y riesgo”, dice Emilia Wahlstrom, oficial de programas de la unidad conjunta de ONU Medio Ambiente y la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

image
Foto de ONU Medio Ambiente.

NEAT+ trabaja con base en KoBo, una plataforma gratuita de recolección de datos de código abierto, creada por la Iniciativa Humanitaria de Harvard, la cual permite recopilar datos a través de teléfonos, tabletas o computadoras. Una vez que se registran los datos, el programa genera automáticamente un informe en Excel donde clasifica el riesgo en alto, medio y bajo, y proporciona información que puede ayudar a mitigar los riesgos.

Próximamente, NEAT+ también se apoyará en MapX, una plataforma en línea, de código abierto y totalmente personalizable para acceder y visualizar datos ambientales geoespaciales. Ofrece varias herramientas para resaltar diferentes riesgos ambientales como la deforestación, los peligros naturales y los riesgos de inundaciones.

En el asentamiento de Mantapala, NEAT+ se utilizó para identificar los impactos negativos al medio ambiente y los medios de vida en los lugares donde los datos espaciales de MapX destacaban algún tipo de preocupación ambiental.

Los resultados mostraron oportunidades para la acción. Por ejemplo, donde hubiera riesgo de deforestación, podían apoyarse medios de vida alternativos y programas agroforestales. Como respuesta, las parcelas agrícolas vulnerables a los daños por inundaciones están siendo modificadas para evitar una mayor deforestación y reducir los riesgos de inundaciones.

“El desarrollo de herramientas digitales sobre el medio ambiente ofrece la posibilidad de acceder a los mejores datos disponibles para la toma de decisiones. Herramientas como MapX y NEAT+ son fundamentales para mitigar los efectos de los desastres naturales repentinos y la degradación ambiental de lenta evolución", dice Jensen.

image
Foto de ONU Medio Ambiente.

“Al tomarse el tiempo para comprender el contexto ambiental en el que operan, los actores humanitarios están diseñando programas que ahorran dinero, contribuyen a un ambiente saludable y apoyan la dignidad, los medios de vida y la salud de las personas afectadas. Esto es crucial en un panorama de crisis humanitaria global cada vez más complejo y prolongado”, comenta Wahlstrom.

En 2019, los mismos actores que desarrollaron la herramienta NEAT +, los socios de la Iniciativa Conjunta, lanzaron el sitio web Environment and Humanitarian Action Connect, una herramienta digital única que abarca el nexo humanitario-ambiental y constituye el primer repositorio en línea integral sobre el vínculo entre ambos campos.

Environment and Humanitarian Action Connect es administrado y actualizado por la Unidad Conjunta de ONU Medio Ambiente y la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. A través de esta unidad, ambas agencias responden en conjunto a las dimensiones ambientales de las emergencias. Esta alianza ayuda a los países afectados por desastres y crisis, y trabaja para mejorar la sostenibilidad de la acción humanitaria. La unidad ha apoyado a casi 100 países en más de 200 misiones, y celebra este año su 25 aniversario.

Conoce más del trabajo de ONU Medio Ambiente sobre las causas y consecuencias ambientales de los desastres y conflictos.